MARZO 2018

Han pasado varios meses desde el sismo, las ciudades y los pueblos se reconstruyen lentamente. Las personas que sufrieron un daño en su patrimonio luchan por sus derechos y para seguir adelante.

Sabemos que vivimos en un territorio con frecuentes sismos pero no imaginamos las consecuencias de esta situación; nos acostumbramos a vivir con esas condiciones. Más que nunca debemos aprender la lección y pensar de aquí en adelante con un enfoque a riesgos. No significa vivir pensando constantemente en todo lo que nos puede pasar de manera negativa, no se trata de elevar nuestro estrés. Simplemente de tomar acciones que nos ayuden a reducir los impactos de esas situaciones no controladas.

y pensar de aquí en adelante con un enfoque a riesgos. No significa vivir pensando constantemente en todo lo que nos puede pasar de manera negativa, no se trata de elevar nuestro estrés. Simplemente de tomar acciones que nos ayuden a reducir los impactos de esas situaciones no controladas.

ISO 9001:2015 en su anexo coloca el siguiente texto:

 

“A.4 Pensamiento basado en riesgos


El concepto de pensamiento basado en riesgos ha estado implícito en ediciones previas de esta Norma Internacional, por ejemplo, mediante requisitos para la planificación, la revisión y la mejora. ISO 9001:2015 especifica requisitos para que la organización entienda su contexto (véase 4.1) y determine los riesgos como base para la planificación (véase 6.1). Esto representa la aplicación del pensamiento basado en riesgos a la planificación e implementación de los procesos del sistema de gestión de la calidad (véase 4.4) y ayudará a determinar la extensión de la información documentada.

Uno de los propósitos fundamentales de un sistema de gestión de la calidad es actuar como una herramienta preventiva. Consecuentemente, ISO 9001:2015 no tiene un capítulo o apartado separado sobre acciones preventivas. El concepto de acción preventiva se expresa mediante el uso del pensamiento basado en riesgos al formular requisitos del sistema de gestión de la calidad.

El pensamiento basado en riesgos aplicado en ISO 9001:2015 ha permitido alguna reducción en los requisitos prescriptivos y su sustitución por requisitos basados en el desempeño. Existe una mayor flexibilidad que en la Norma ISO 9001:2008 en los requisitos para los procesos, la información documentada y las responsabilidades de la organización.

Aunque el apartado 6.1 especifica que la organización debe planificar acciones para abordar los riesgos, no hay ningún requisito en cuanto a métodos formales para la gestión del riesgo ni un proceso documentado de la gestión del riesgo. Las organizaciones pueden decidir si desarrollar o no una metodología de la gestión del riesgo más amplia de lo que requiere ISO 9001:2015, por ejemplo mediante la aplicación de otra orientación u otras normas.

No todos los procesos de un sistema de gestión de la calidad representan el mismo nivel de riesgo en términos de la capacidad de la organización para cumplir sus objetivos, y los efectos de la incertidumbre no son los mismos para todas las organizaciones. Bajo los requisitos del apartado 6.1, la organización es responsable de la aplicación del pensamiento basado en riesgos y de las acciones que toma para abordar los riesgos, incluyendo si conserva o no información documentada como evidencia de su determinación de riesgos.”


 

Un abrazo

Los esperamos en nuestros siguientes cursos:



Ver historial de notas semanales.